Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias. Discépolo.

Estamos conmemorando* en tiempos ominosos, aquí y allá, tiempos que pretenden jugar a favor del olvido y la desmemoria y que, justamente, es lo que no queremos. La violencia, anterior y actual, es el sustento de la imposición, el despojo y la injusticia, y todas se alimentan en el olvido y la desmemoria.

No olvidar, reconstruir la memoria entre todos para reducir los tiempos ominosos, para entender lo que somos, para ampliar el gesto de solidaridad colectiva. Allá y aquí.

Conmemoramos para no olvidar. No olvidar la tragedia y la destrucción, ni a los que quedaron en el camino, que por ellos estamos aquí. Hoy más que nunca, cuando nos dicen hay que dejar el pasado atrás y mirar para adelante. No vamos a dejar el pasado en el olvido y miraremos para adelante desde la memoria.

Porque la memoria es el soporte de la verdad y la justicia. Es el futuro.

Conmemoramos los tiempos de la esperanza y la reparación. Para no olvidar el refugio que es México país y contribuir a que lo siga siendo, hacia afuera y también hacia adentro. Para tener presente a la Ciudad Refugio, albergue contrastante de muchos de nosotros, que disfrutamos sus esplendores y también sufrimos sus pesares.

Conmemoramos para no olvidar la gran solidaridad del pueblo mexicano, con el que nos solidarizamos, hoy, por lo menos 43 veces.

Conmemoramos  40 años del encuentro de dos culturas que representan algo así como el abrazo que envuelve a una sola cultura latinoamericana. Y reflexionamos.

La cultura náhuatl señala que en toda creación siempre hay dos opuestos que se unen. Omeyotl, quiere decir dualidad de la creación. La impronta austera de la cruz del sur y la riqueza voluptuosa del trópico; una cultura que descendió principalmente de los barcos y otra que hacía mucho estaba cuando los barcos llegaron. Los trigales y la milpa. La llanura y el ombligo de la luna.

En este encuentro comienza a forjarse lo argenmex, como un estado de armonía entre lo original y lo adquirido, entre lo recibido y lo dado. Síntesis de un amor a dos puntas, que se extiende en nuestros hijos y los hijos de los hijos.

Conmemoramos para dar las gracias, por tantas cosas en tan poco tiempo.

El 26 de febrero de 1976 se constituyó el Comité Mexicano de Solidaridad con el Pueblo Argentino del que formó parte Cuauhtémoc Cárdenas con Pablo González Casanova, Leopoldo Zea, Elena Poniatowska, Heberto Castillo, Angélica Arenal de Siqueiros, Renato Leduc y otros. Gracias Cuauhtémoc por estar entonces y estar hoy.

Gracias Ciudad de México: Patricia Mercado, Secretaria de Gobierno; Eduardo Vázquez, Secretario de Cultura; Carmen Tostado, Directora del MAF y Valentina Siniego e Ignacio Vázquez, curadores de la exposición. Gracias a los compañeros de la Fundación para la Democracia y a los amigos de la Embajada Argentina. Gracias al pueblo de México!

*Palabras leídas por Carlos Lavore en la inauguración de la exposición “México, ciudad refugio a 40 años del exilio argentino” el 30 de marzo de 2016 en el Museo Archivo de la Fotografía.