Dolly MoraEl lunes 9 de julio nos visitó Dolly Mora Ubago, vocera de la Coalición Universitaria que se formó para participar en la mesa de diálogo con el gobierno de Daniel Ortega a raíz de las protestas que comenzaron el 18 de abril de este año.

La coalición integra 5 movimientos estudiantiles: Movimiento Universitario 19 de Abril, Movimiento Estudiantil 19 de Abril, Alianza Universitaria Nicaragüense (de la que forma parte Dolly), Movimiento Universitario 19 de Abril UNA y la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia.

Esta coalición forma parte de la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia que agrupa también otros sectores de la sociedad, como el sector empresarial, el Movimiento Campesino, los representantes de la Costa-Caribe y otras organizaciones de la Sociedad Civil que juntas participan en el diálogo con el gobierno que modera la Conferencia Episcopal Nicaragüense.

En su visita, Dolly se reunió con el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, con quien compartió su experiencia en el movimiento y lo puso en contexto sobre la situación de represión que están viviendo los jóvenes y todos aquellos que se han unido a las protestas.

El Ingeniero Cárdenas expresó su preocupación por la situación de Nicaragua, su rechazo a la represión y manifestó su respaldo a todas aquellas medidas encaminadas a resolver el conflicto mediante el diálogo.

El mismo lunes Dolly se reunió también con el padre Miguel Concha, cofundador y presidente del Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria, O.P.” así como con otros miembros del Centro y de diversos colectivos y organizaciones afines.

El padre Concha le compartió su experiencia personal en Nicaragua y expresó su apoyo al movimiento estudiantil y cívico que se ha levantado en ese país.

Los días 10 y 11 Dolly continuó reuniéndose con diferentes organizaciones de la sociedad civil para difundir la compleja y difícil situación que está viviendo el pueblo nicaragüense y para platicar diferentes medidas de apoyo para darle al conflicto una solución pronta y pacífica.

Dolly nos explicó a detalle todo lo que ha pasado en más de 84 días de protestas que podemos resumir así:

Las protestas de jóvenes autoconvocados, como se autonombraron en ese momento, comenzaron el 10 de abril afuera de la Universidad Centroamericana (UCA) para denunciar la negligencia del gobierno ante el incendio en la Reserva Biológica Indio Maíz que llevaba ya desde el 3 de abril quemándose.

El 12 de abril se organizó una marcha por esta misma causa y el gobierno decidió hacer una contramarcha con la Juventud Sandinista que desvió a la primera para después

reprimirla con la policía antimotines. Esto aumentó la organización y el descontento del sector estudiantil.

El 16 de abril el presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), anunció las reformas a dicho instituto, en las que, entre otras cosas, se reducía la pensión de los jubilados en un 5%.

El 18 de abril un grupo de jubilados afectados por las reformas al INSS salieron a protestar en la ciudad de León donde fueron reprimidos por miembros de la Juventud Sandinista. Ese mismo día se convocó a una protesta en Managua donde un pequeño grupo de jóvenes, estudiantes y jubilados fueron atacados por las turbas de la Juventud Sandinista dejando varios heridos y robo a equipo de periodistas.

En respuesta a lo anterior el 19 de abril surge una protesta generalizada entre los estudiantes de Managua y León y se toman 4 de las universidades más importantes de Nicaragua, la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), la Universidad Nacional Agraria (UNA), la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) y la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli). La represión a estas protestas deja a 2 jóvenes muertos por heridas de bala.

Por esta razón es que el día 19 de abril le ha dado nombre al movimiento social que ahora se expresa en este país.

A partir de esto la Conferencia Episcopal Nicaragüense promueve el diálogo nacional para solucionar el conflicto.

El 22 de abril Daniel Ortega deroga la reforma al INSS pero las protestas ya tenían como exigencia central su renuncia y la de Rosario Murillo, por lo que continúan intensificándose.

El conteo de muertos a este día ya iba en 47 personas aproximadamente.

El 5 de mayo se crea la Coalición Universitaria para participar en el diálogo nacional con el gobierno de Daniel Ortega que la Conferencia Episcopal Nicaragüense modera.

El 11 de mayo se forma la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia que agrupa los distintos sectores de la sociedad que participarán en el diálogo.

El 12 de mayo se extienden los “tranques” por todo el país, barricadas que se levantan para bloquear el acceso de los grupos paramilitares de la Juventud Sandinista y de la policía a los diferentes barrios levantados, también se organizaron redes de abastecimiento y atención médica.

“Es el descontento de 11 años de un gobierno que no ha respondido a su pueblo, que ya no es más de izquierda, que ha movido leyes para el beneficio de sus políticas capitalistas y extractivistas y que ha jugado con la memoria histórica de la revolución sandinista, y con los discursos y los sentimientos que hay detrás…” Dolly Mora.

El 17 de mayo llegó a Nicaragua la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y fueron testigos directos de la represión a la Universidad Nacional Agraria que se suscitó ese fin de semana. La CIDH ya publicó un informe, “Graves violaciones a los derechos humanos en el contexto de las protestas sociales en Nicaragua” en donde hacen una serie de recomendaciones al gobierno nicaragüense, entre ellas, la creación de un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI); también instalaron el MESENI (Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua) que acompaña y asiste a la Comisión de Verificación y Seguridad (CVS) instituida en el marco del Acuerdo de la Mesa de Diálogo.

 

 

El diálogo nacional comenzó oficialmente el 18 de mayo pero el gobierno de Daniel Ortega no ha mostrado voluntad política alguna y continúa reprimiendo las protestas que ya suman más de 340 muertos y alrededor de 165 jóvenes desaparecidos.

Este pasado 13 de julio las fuerzas policiales y paramilitares atacaron la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) que se encontraba tomada por estudiantes. El ataque dejó un saldo de al menos 2 estudiantes asesinados con heridas de bala.

Las protestas continúan en medio de la exacerbada represión que abiertamente usa a los grupos de la Juventud Sandinista como grupos paramilitares con armas de alto calibre y camionetas con las que recorren los diferentes departamentos, atacando especialmente los distintos tranques levantados.

“Nosotros decimos que la mesa de diálogo no se instaló para discutir si se levantan o no los tranques, esta mesa se instaló para encontrar una salida al gobierno de Daniel Ortega porque es el llamado del pueblo…” Dolly Mora.

Desde la Fundación a la Democracia hacemos un llamado al gobierno de Daniel Ortega ha detener de inmediato la violencia contra estudiantes, periodistas y contra quién que en pleno uso de sus derechos han salido a manifestarse en Nicaragua.

Consideramos urgente que se garantice el desarme de todos los grupos paramilitares y se profundicen todas los esfuerzos de diálogo con los distintos movimientos sociales para alcanzar una conforme a los ideales democráticos del pueblo nicaragüense.