Reunidos en la Ciudad de Tlaxcala el pasado 23 de Junio, organizaciones, clubes y comunidades de migrantes, así como personas migrantes retornadas, nos reunimos para reflexionar sobre nuestro país y tomar el siguiente posicionamiento:

Reconocemos el daño que las políticas de los últimos 30 años han causado en nuestros pueblos y familias; el grave impacto que la migración forzada ha causado en la vida de nuestras comunidades, incluyendo la separación familiar, el abandono del campo, la profundización de las brechas sociales, el incremento de la violencia y las adicciones. Reconocemos también el rol fundamental que las personas migrantes han jugado en la continuidad del proyecto comunitario y el desarrollo de nuestras comunidades, forjando territorios translocales, con vida en ambos lados de las fronteras.

 

Sabemos de los crecientes riesgos que nuestros migrantes tienen que enfrentar para poder llegar a nuevos destinos donde el ingreso sea más justo; del profundo racismo y violencia que tienen que enfrentar en los Estados Unidos, agravado desde la elección de Donald Trump, pero con muchos años de existir. Sabemos de la importancia de su contribución a la economía y la cultura de aquel país, al tiempo que sus autoridades sacan ventaja del abismo legal en que se encuentran.


Sabemos también que no somos los únicos/as, y que los campesinos/as, obreros/as, estudiantes y mujeres de los pueblos y barrios ignorados de México sufren también diariamente las consecuencias de un modelo que nos empobrece y nos desaparece. Nos solidarizamos con todas las víctimas de éste sistema y nos sumamos al grito de ya basta.

Denunciamos el abandono intencionado de nuestros pueblos por parte del Estado Mexicano, que provoca la crisis migratoria, económica y de seguridad en que están nuestros pueblos, así como la anulación de las mujeres, jóvenes y adultos/as mayores que nos quedamos. Nuestras comunidades cada día son más inseguras, las oportunidades son cada vez menos, la vida de los abuelos es cada vez más débil y el futuro es cada vez más incierto. El Estado lo sabe, y lejos de hacer algo, promueve esta realidad.
Denunciamos el fracaso del sistema de partidos, el cual vende la democracia a los abusadores que viven de financiar elecciones y candidaturas y ocupar puestos para recuperar su inversión y hacer negocio con los bienes del pueblo
Demandamos:

  • Que a nuestros migrantes se les brinde un permiso para laborar en Estados Unidos
  • Que se les otorgue a los migrantes el pleno de derecho de elegir a los/as
    gobernantes de nuestro país
  • Que los migrantes son personas que salen por mejor calidad de vida,
    y por tanto ser tratados como trabajadores internacionales con todos
    los derechos sociales
  • En nuestras comunidades exigimos a nuestros gobernantes asambleas comunitarias para que los gobernantes escuchen al pueblo
  • Exigir a las autoridades trato igualitario en nuestros pueblos mas allá de nuestro origen, clase, raza y género
  • Igualdad y justicia en los sueldos entre campesinos y profesionistas
  • Solo el pueblo es dueño de los recursos naturales. Ninguna autoridad debe poder privatizar.
  • Castigo a los que compran la libertad de voto
  • Acceso a la educación para libertad, y para defender nuestros derechos
  • Que no haya tanto candidato
  • Que no haya tantos partidos
  • No saldremos a votar si no nos gustan los/as candidatos/as
  • Que los gobiernos aseguren el libre tránsito, el bien común que más anhelamos
  • Que la riqueza nacional se refleje en mejores empleos y salarios
  • Que lleguen los proyectos de gobierno para todo el pueblo.
  • Que se brinde oportunidad de participación en cargos públicos sin importar el genero, las capacidades y condición social
  • Tener la posibilidad de trabajo cuando nuestros familiares regresen. Que no les cueste trabajo porque los migrantes de retorno sabemos trabajar aquí y allá, que no nos discriminen, ni a nuestros familiares ni a nosotros/as.Las mujeres migrantes queremos hacer entender a los hombres que somos iguales en derechos.
  • Ni una mujer atrás del hombre, ni el hombre atrás de la mujerQue el pueblo pueda quitar a los malos políticos
  • A los campesinos nos tratan desigualmente y los licenciados sin nosotros mueren de hambre
  • Las autoridades se nos deben a nosotros/as y deben corresponder a nuestras demandas.
  • Exigimos que el trabajo campesino cuente con seguridad social para que haya más igualdad .
  • Salario mínimo mexicano igualado con el valor de la canasta básica
  • Asistencia legal en EU frenta a una posible deportación
  • Que haya información en los consulados para prevenir las deportaciones
  • Se requiere un programa integral para la atención al Retorno, con puntos de
  • Recepción y atención en puntos de entrada. Refugios dignos y acceso a vivienda digna. Servicios Médicos.
  • Representación Legal y Patrimonio
  • La Deportación indignante que debe pararse.
  • Representación política para los migrantes de retorno
  • Canal de información para que los repatriados administren los recursos de los
    programas existentes
  • Programas sensibles a las necesidades de los repatriados.

Estas son nuestras demandas, esta es nuestra palabra y hoy queremos iniciar un diálogo más amplio que enriquezca este documento y nuestra visión de un México donde los migrantes, sus familias y sus comunidades tengan la voz y el valor que se
merecen en la coyuntura actual.

Queremos proponerles a los representantes de los grupos, colectivos y movimientos aquí presentes y a todos aquellos que buscan la justicia para todos y todas, que nos articulemos para que una comisión de nosotros y nosotras lleve este documento a
diversas regiones de México y Estados Unidos y pueda contribuir a la construcción de una mayoría social que cambie el rumbo de nuestro país para un buen vivir, más allá de candidatos y partidos.