Líderes políticos y sociales, activistas, artistas e intelectuales unieron sus voces por la libertad de Mario Luna, vocero de la Tribu Yaqui, quien fue injustamente detenido el 11 de este mismo mes. Adolfo Gilly, Cuauhtémoc Cárdenas, Javier Sicilia (Movimiento por la Paz), Daniel Giménez Cacho (El Grito más Fuerte), Alberto Patishtán, Salvador Nava, Perseo Quiroz, Miguel Álvarez (Serapaz), Alberto Vizcarra y autoridades del Pueblo Yaqui participaron en el Foro por los derechos de la Tribu Yaqui y por la Libertad de Mario Luna, que se llevó a cabo el lunes 22 de septiembre en el Museo de la Ciudad.

La Tribu Yaqui actualmente libra un conflicto con el gobierno del estado de Sonora por la construcción del Acueducto Independencia, proyecto que pone en riesgo su territorio, sus recursos hídricos y, por ende, su supervivencia. La detención de Mario Luna, en este escenario, parecería más una medida de criminalización de la resistencia que un acto de procuración de justicia por parte de las autoridades del estado.

Adolfo Gilly, académico e historiador, inició la ronda de intervenciones señalando que lo que actualmente sucede en Sonora se asemeja a la estrategia empleada en Atenco hace unos años, al tiempo que hizo un llamado a la ciudadanía a no dejarse someter poder, defendiendo los recursos que nos pertenecen a todos, no a los adinerados y poderosos.

Alberto Vizcarra, líder del Movimiento Ciudadano por el Agua en Ciudad Obregón, denunció la corrupción, el autoritarismo y la especulación que priva en la entidad, lo cual se ha evidenciado en el conflicto por el agua. Hay otras formas de llevar agua a todo Sonora sin despojar a nadie, pero el gobierno no ha mostrad voluntad de optar por una estrategia distinta. Acto seguido, Cuauhtémoc Cárdenas apuntó que la detención de Mario Luna tiene una connotación política y devela la intención de reprimir la lucha de la Tribu Yaqui. Lo que procede, dijo, es la expropiación de la presa personal del gobernador Guillermo Padrés por parte del gobierno federal y la reposición de las tierras. Por su parte, Javier Sicilia, del Movimiento por la Paz recalcó que la detención del líder yaqui es parte de una tendencia que recorre todo el país de presos políticos, el mismo caso de Mireles, en Michoacán. De fondo, dijo el poeta, persiste la voluntad del gobierno de incumplir los Acuerdos de San Andrés y garantizar los derechos de los pueblos indígenas. Por último, César Cota, autoridad tradicional de la Tribu Yaqui denunció al gobernador por la construcción de una presa personal, por las acciones de gobierno destinadas a beneficiar sólo a una parte del Estado y no a incluir en sus decisiones y políticas a todos los beneficios, y por el despojo de agua que conlleva la construcción del Acueducto Independencia.

Todos los presentes expresaron una exigencia conjunta por la liberación de Mario Luna e hicieron un llamado al respeto a los derechos de la Tribu Yaqui, a la integridad de su territorio, sus recursos y su cultura.