Daniel Martínez Villaamil, Intendente de Montevideo, Uruguay, aseguró que la colectividad y la unidad “son una ley para lograr un desarrollo común”. Esto durante la conversación “Las ciudades en la agenda global” con activistas, políticos, especialista en el tema de ciudad y estudiantes, como parte de las sesiones de azotea que organiza el Laboratorio para la Ciudad y los diálogos internacionales sobre el Proyecto de Ciudad, impulsados por la Fundación para la Democracia y el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad de la UNAM.

Sin colectividad y unidad, frente a la ideología dominante neoliberal, lo que queda son diferencias que cada vez incrementan la desigualdad y la violencia, agregó.  En ese sentido, al hablar de lo común -de lo público- Daniel Martínez comentó que “la homogeneidad social propicia encuentro y comunicación, genera comunidad, a diferencia de la concentración de la riqueza, que divide a los ciudadanos” entre los de primera y tercera clase.

Martínez Villaamil, comenzó su intervención hablando de la necesidad de trabajar en un proyecto de ciudad incluyente, es decir, gobernar mediante la discusión y participación conjunta gobierno-ciudadanía.

Sin colectividad y unidad lo que queda son diferencias que cada vez incrementan la desigualdad y la violencia

“Las ciudades poseen una importante infraestructura tecnológica disponible para incrementar la cercanía de los gobernantes con la ciudadanía, [… por lo que] la apuesta debe ser por la vía de soluciones colectivas”. Una “ciudad inteligente significa poner la tecnología y los medios para darle poder a la sociedad” dijo Daniel Martínez y agregó “debe ser una sociedad participativa que nos indique sí el camino que estamos tomando es el correcto o nos estamos volviendo locos”.

Al respecto, el senador Alejandro Encinas coincidió en que construir colectividad es el gran reto de la izquierda latinoamericana. Construir una sociedad que promueva la discusión abierta, a pesar de las diferencias; que avance en el terreno común, que “siembre continuamente con la esperanza de tener mejores resultados” a mediano y largo plazo. Bajo la consigna de la participación constante en la solución de los problemas y la promoción de la crítica constructiva en lugar de la compra y solapamiento de prácticas opuestas al bien común.

De igual forma, la directora del PUEC-UNAM e integrante de la Fundación para la Democracia, Alicia Ziccardí, comentó que se requiere más allá de un discurso de izquierda, se necesita de un compromiso de la sociedad y de quienes gobiernan, en la adecuada administración de los recursos de la Ciudad.

El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, recordó que en su ciudad la clave ha sido crear unidad desde la izquierda y conversar abiertamente sobre los problemas que se tienen.

Daniel Martínez fue electo como candidato del Frente Amplio como intendente de Montevideo por el período 2015-2020. Entre 2010 y 2015 fue senador de la República; antes fue ministro de Industria, Energía y Minería del Uruguay y, entre otros cargos, presidente de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP). Durante más de 40 años ha militado en el Partido Socialista de Uruguay.

Imágenes: Laboratorio para la Ciudad