Dilma Rousseff, presidenta electa de Brasil, aseguró que “nuestro papel es expandir la democracia. Tenemos capacidad crítica y de defensa de nuestros intereses, y hay que hacerlo porque la democracia es el acierto de la historia”, ante un público de más de mil personas que la saludó de pie y con aplausos tanto a su llegada como al final de sus casi dos horas de conferencia en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

Ella concluyó así su argumentación que recorrió una gran ampitud de temas, política, academia, género, economía, racismo, educación, integración latinoamericana y política internacional.

La ex mandataría, que fue depuesta del cargo por un juicio parlamentario (impeachment) que ha sido repudiado por amplios sectores internacionales, aseguró que con este Golpe de Estado “se criminalizó que los pobres tuvieran un lugar, y querer poner mayores impuestos a quien más tiene”.

Además, recordó que “Hay un componente misógino en este golpe, porque es muy distinto el proceso de descalificación contra una mujer en la política”, y ofreció ejemplos del sexismo imperante en la política y de la cual fue víctima en marzo que 2015 cuando iniciaba el cuarto mes de su segundo mandato, y el cuarto mandato consecutivo de la izquierda brasileña.

A la caracterización de este golpe parlamentario, agregó que no se da en las mismas circunstancias de los golpes de estado que abundaron en Sudamérica en la segunda mitad del siglo XX, sino que ahora hemos visto como un instrumento propio de la democracia fue utilizado y desvirtuado para desmantelarla. Al respecto, Marco Aurelio García, explicaba en su presentación previa que “la democracia está bajo una hegemonía burguesa” lo cual es distinto a solamente caracterizar a la democracia como burguesa y llamó a cambiar esa hegemonía.

“Empresas, medios y políticos que dieron el golpe no tienen un proyecto” dijo la presidenta electa, la cual recordó que muestra de ello es que el ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva está a la cabeza de las preferencias de voto para el próximo 2018. Así, dijo que no creía que el neoliberalismo pueda tener grandes oportunidades en América Latina y auguró el fortalecimiento de las izquierdas en la región.

Otro de los temas más importantes de su conferencia titulada “El futuro de la democracia en América Latina” fue el de la educación, la cual Dilma coloca como pilar fundamental de la democracia: “La educación es nuestro pasaporte para el futuro, porque no basta con distribuir las riquezas si no hay un pueblo bien educado que lo haga una conquista permanente”.

Rousseff vino a México invitada para el Coloquio América Latina: Política, futuro, igualdad con el cual el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales está conmemorando sus 50 años de existencia. En esta sesión de inauguración, además de Dilma estuvieron personajes de gran peso académico y político en latinoamérica, entre ellos y ellas Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Presidente de la Fundación para la Democracia y ex jefe de gobierno de la CDMX, y Marco Aurélio Garcia, Profesor y ex Asesor Especial de Asuntos Internacionales del Presidente Luiz Inacio Lula da Silva y de Rousseff, quienes ofrecieron el conversatorio “El futuro de la política en América Latina”. A ellos también se sumaron el Secretario Ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili, Augusto Castro Carpio de la Pontificia Universidad Católica de Perú, Leticia Salomón de la Universidad Autónoma de Honduras, Alejandro Encinas Rodríguez, Senador y ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y Guadalupe Valencia y Lucio Oliver, ambos de la UNAM.

Además, cabe destacar que la importancia de la presencia de Dilma tuvo su reflejo en redes, por lo cual su visita fue uno de los trendtopics tanto en la ciudad como a nivel nacional.

Aquí les compartimos el video integro de la presentación de Dilma Rousseff en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris de la Ciudad de México del Lunes 24 de abril de 2017.