Ciudad de México a 25 de abril de 2016.- Esta tarde la Fundación para la Democracia convocó a la sesión temática “Planeación democrática y Proyecto de Ciudad”, dónde se analizó desde distintos enfoques el futuro de la Ciudad de México en el marco del proceso de reforma política que la Ciudad está viviendo este año.

“Con la reforma política en CDMX lo que está en riesgo no son los derechos sino el proyecto y la planeación en la Ciudad”, expresó Marco Rascón, integrante de la Fundación y también candidato independiente a la Asamblea que dará fruto a la primer constitución de la Ciudad.

Esta idea quedó reforzada por las distintas opiniones vertidas a lo largo de la tarde en las cuales se habló de las luchas históricas por la democratización de la Ciudad, la crítica a la falta de mecanismos participativos de planeación y, por el contrario, la implementación de políticas que corresponden a un sistema neoliberal que imposibilitan la construcción de una ciudad colaborativa. Estos entre diversas temáticas.

La sesión estuvo compuesta por dos mesas, una con Marco Rascón, Dulce Colín de Un Techo para mi País (TECHO) y Democracia Deliberada, el arquitecto Carlos Lavore, también de la Fundación para la Democracia, y moderada por Valeria Hernández, aspirante a candidata ciudadana por “Vamos al Constituyente”; y en la segunda mesa, que abordó el tema de participación ciudadana en la planeación de la ciudad, conversaron Alicia Ziccardi, del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad de la UNAM, Alberto Martínez, de SomosLocal.org y Sergio González, de 06600 Plataforma Vecinal y Observatorio de la Colonia Juárez, bajo la moderación de Jorge Linares de la Fundación para la Democracia.

Uno de los temas abordados fue el impacto ambiental que se ha generado a partir de la falta de una planeación a largo plazo. Ello debido a que se ha impulsado la creación de grandes zonas de vivienda de interés social  alejadas de los centros de trabajo y  que no cuentan con servicios básicos, lo cual provoca su paulatino abandono y exacerba el problema de desplazamiento en la Ciudad, según comentó Carlos Lavore. En este sentido, Dulce Colín ahondó sobre la importancia de una vinculación con el Estado de México, que es de donde proviene un gran porcentaje de población.

Por su parte, Alicia Ziccardi apuntó a la necesidad de “combinar el saber técnico con la participación social como única forma de tener una planeación solida de la Ciudad” y generarlo a partir de las necesidades primordiales de las personas.

Si bien, la gran mayoría de leyes de la Ciudad contemplan órganos consultivos, no se han podido impulsar mecanismos efectivos para la participación ciudadana. Uno de los casos más exitosos de un proceso de planeación es el Programa Comunitario de Mejoramiento Barrial, impulsado por la Secretaria de Desarrollo Social; dijo Ziccardi quien aclaró que sin embargo, es evidente la escasa coordinación interinstitucional en el tema.

A su vez, señaló que la falta de planeación en las ciudades no es fortuito, corresponde a políticas neoliberales que abrieron brechas en el espacio público y han propiciado la fragmentación del tejido social, por lo que es prioritario contar con un proyecto cuya fortaleza venga desde los insumos técnicos y la inclusión.

En relación a este tema Sergio González recordó la importante movilización de un sector de la población que se generó a partir de la oposición a proyectos como el Corredor Cultural Chapultepec, el cual dejó ver el poder de los intereses inmobiliarios que han afectado a una gran cantidad de personas y que no incluyen ningún tipo de consulta vinculante, ni participación ciudadana.

Por otra parte, Alberto Martínez lanzó la pregunta: ¿Qué modelo de Ciudad queremos, neoliberal o un proyecto incluyente y participativo? Señala que uno de los principales problemas que atañen directamente al tema de planeación es la simulación y los reducidos espacios de consulta y participación. Apunta que en este proceso Constituyente representa una oportunidad para la propuesta de planeación, de generar mecanismos para consensuar proyectos y recuperar el saber colectivo de los barrios, pueblos y colonias.

Finalmente, el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, encargado de dar cierre a esta diversa sesión de diálogo,  concluyó enfatizando que en la nueva constitución se deberá incluir un capítulo sobre el sistema de planeación, que aborde el ordenamiento territorial, el uso de suelo y la regulación fiscal.