Saúl Escobar nos compartió algunas de sus reflexiones sobre las huelgas de las maquiladoras en Matamoros, las causas, posibles vías de acción hacia el futuro y los retos para la política laboral en material sindical.

¿Cuáles son las causas que están detrás de la huelga de maquilas en Matamoros?

Las huelgas de las maquiladoras en el norte del país, particularmente en Tamaulipas, ha sido el reflejo de una situación laboral que se vive en la frontera desde hace años. Una sobreexplotación de la fuerza de trabajo, porque las trabajadoras sobretodo, laboran bajo condiciones muy precarias, con muy bajos salarios y presiones laborales muy fuertes que las hacen trabajar con una intensidad excesiva. Y también viven en condiciones muy precarias en su entorno familiar porque viven en colonias con poca urbanización que se vuelven campos fértiles de feminicidios. Está el caso de Ciudad Juárez, pero muchos otros centros maquiladores del país viven en condiciones similares.

Son también muchas de ellas madres solteras o madres de familia y migrantes que hace que su situación sea aún más difícil.

Este es un problema de larga data que hoy está haciendo crisis por las malas condiciones de trabajo que incluyen salarios, ritmos de trabajo y su entorno familiar, pero también por una cuestión de control sindical donde sindicatos de protección o blancos controlados por líderes que no tienen la mínima preocupación por sus agremiados; y que muchas veces los agremiados tampoco conocen.

Las quejas y los reclamos de los trabajadores nunca son escuchados por estos líderes.

También esto se desata por el aumento de los salarios del 100% del mínimo que sorprendió a empresarios y trabajadores porque nunca se había presentado un aumento del 100%. Al contrario, el mínimo se había puesto como tope a los aumentos salariales. Entonces, cuando esta política cambia, todo mundo queda un poco descolocado y los trabajadores aprovechan para hacer estos reclamos establecidos en las cláusulas de sus contratos donde se establecía que el aumento se basaría en el aumento del salario mínimo.

¿La huelga pone en jaque la paz laboral de los sindicatos?

La patronal había estado acostumbrada a una paz laboral ficticia y engañosa porque era una paz laboral sostenida en líderes no representativos y un grupo de trabajadoras que por diversas condiciones hacía muy difícil su protesta.

Se está modificando esta situación a la que empresas y empleadores responden muy indignadas, pero también hay mucha sorpresa de este tipo de movimientos. La primera reacción es de “si no quieren, pues nos vamos”, porque es muy fácil para una maquiladora irse porque el capital que tienen en maquinaria es fácil de mover, pero hay otras que van a decidir quedarse porque sigue siendo un buen negocio aún con los reclamos de los trabajadores.

Todo esto crea un caldo de cultivo favorable para que finalmente estalle el descontento, pero es un problema que veremos en muchos lados de la frontera.

Como era de esperarse, la Junta de Conciliación y Arbitraje declaró inexistentes algunas huelgas, en ese sentido parece que las cosas no cambian y que es la misma política laboral de siempre, pero esperemos que esto no termine en una represión generalizada, sino que se pueda mediar para el diálogo y se dé cauce a las demandas de las trabajadores y trabajadoras.

¿Cuál es el contexto de la huelga en términos de discusiones sobre la ley del trabajo? ¿Algo cambia a partir de estas movilizaciones?

La huelga en Matamoros se da en un contexto de discusión sobre una propuesta de ley laboral donde, de acuerdo con el propio Saúl Escobar, podría buscarse la creación de un Centro de Conciliación y Registro Sindical autónomo que no esté sujeto a las presiones patronales.

Las huelgas que vemos van a ir surgiendo en la medida en que la política laboral se haga más flexible en el sentido de el control desde arriba que ha caracterizado la vida sindical. En la medida de que esos controles se aflojen y el gobierno empiece a reconocer a los trabajadores pasando por encima de esas representaciones ilegítimas, eso puede generar un movimiento sindical más extenso.

Esperemos que esto se conduzca a través del diálogo.