• En el Foro “Hacia una verdadera reforma educativa” se pronuncian por incluir al legislativo en el diálogo.
  • Urgente que se detenga la represión, coinciden.

“En Por México Hoy nos sumamos a las exigencias de frenar la represión política y laboral a los maestros; pedimos la libertad inmediata de todos los detenidos y que se mantenga el diálogo como vía para la solución del conflicto” dijo Alejandro Encinas, integrante de Por México Hoy y Senador de la República, y agregó que “vemos con preocupación que el gobierno crea que el pensamiento único puede ser la base de la educación”.

En el “Foro hacia una verdadera reforma educativa” realizado en el Museo de la Ciudad de México, varios especialistas y representantes de organizaciones coincidieron en que la reforma educativa es inviable y por tanto es necesaria su derogación. “La reforma educativa debe ser cancelada, suspenderse su aplicación y abrirse un debate nacional ante la situación de emergencia que vive México”, expresó María de la Luz Arriaga, profesora de la Facultad de Economía de la UNAM.

“La reforma consiste en una evaluación que solo busca castigar, es una concepción equivoca que debemos hacer visible. La destrucción de los maestros tiene que ver directamente con la destrucción del tejido social”, sentenció Clara Jusidman de Por México Hoy. “Es necesaria una reforma que haga comunidad, y no una basada en la competitividad” agregó Hugo Aboites, rector de la UACM.

“La liberación de maestros, el cese a la represión, y la reinserción de los maestros a sus puestos, son medidas que están en manos del Ejecutivo, y que se ha negado a realizar”, amplió Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. A lo cual Roberto Rodríguez, también del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, sumó que “la única posible solución ahora es reformar la Reforma y eso solo lo puede hacer el Congreso porque el Presidente no lo hará”.

Además, también se argumentó en el sentido de que el poder Judicial ha seguido el juego del Ejecutivo, por lo que la participación del Legislativo tanto en los diálogos como en la creación de una nueva reforma educativa podría ser clave para la solución del conflicto actual.

Por desgracia, continuó Ordorika, “los asesinatos cometidos por la Policía Federal en Oaxaca han hecho que empiece a cambiar la opinión pública en este país. Aprovechemos con iniciativa ese proceso para construir la fuerza política que permita la transformación profunda del sistema educativo nacional”.

Cuauhtemoc Cárdenas, agregó que desde Por México Hoy “haremos todo lo posible por seguir abonando en la búsqueda de una solución y un planteamiento coherente, racional y patriótico en el tema de la educación”. Este foro fue convocado como un espacio abierto ante la urgencia de revisar que está pasando con la educación en nuestro país, sabiendo que es necesario promover un conversación plural sobre una reforma que realmente sea educativa y que no lesione derechos laborales.

En los diagnósticos sobre la implementación y contenido de la reforma destacó la falta de consenso y diálogo democrático para su aprobación así como para su puesta en marcha, y en particular se criticó la inviabilidad de centrar este proyecto en el sistema de evaluación.

“Antes que una reforma laboral o administrativa, era y sigue siendo una reforma política en el sentido de que busca cambiar la correlación de fuerzas entre el magisterio y la autoridad. Además esto retrocede el federalismo educativo”, comentó Roberto Rodriguez.

La actual Reforma Educativa está destruyendo el tejido social. El centro de la reforma educativa no debería ser la segmentación de los maestros, sino la creación de un sistema de educación integral que haga comunidad, que apoye su formación y el consecuente reflejo en el desarrollo soberano de un proyecto de nación. Esto tiene que ver directamente con el papel que han jugado los maestros en la historia de nuestro país.

María de la Luz Arriaga comentó que hasta ahora los avances de la reforma educativa han sido la disminución del presupuesto y el despido de cerca de 8 mil maestros y maestras. Y también recordó que “la educación pública se formula en la Constitución de 1917 para que sirva al país. En aquel momento se necesitaban maestros, por eso es una profesión de Estado, porque parte del proyecto incluía a maestros comprometidos con el desarrollo soberano de México; y es justo eso lo que ahora estorba al Estado para convertir a la educación en una mercancía”.

“Lo que están buscando es destruir la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación –continuó– porque es el contingente que realmente puede ser eje articulador para la protesta por todas las demás reformas neoliberales. Es destruir a la organización sindical pero también el valor y la figura de los maestros de este país cuyo liderazgo es histórico”.

Además, Adolfo Gilly envió una carta abierta al foro en la que asegura que en el fondo de la reforma se busca acabar con “las raíces históricas igualitarias de la educación pública”, a lo cual Ordorika complementó diciendo que la campaña contra la legitimidad de los maestros da la idea de que “el racismo y clasismo son las bases de la reforma educativa”.

Por ejemplo, dijo Roberto Rodríguez, organizaciones como Mexicanos primero y Suma por la educación, de base empresarial muy ligadas a la televisión, apuntan en el centro de su discurso a quitar al sindicato de la toma de decisiones en la educación. “Si les interesara mejorar el nivel educativo de la infancia –dijo–, mejor se hubieran esforzado por buscar una reforma de los contenidos en televisión, empresas a las cuales están cercanas.

La reforma tiene en su centro una “evaluación que carece de base científica, solo lleva a un castigo, ya que los instrumentos de medición alteran, no miden, la situación del maestro, porque quieren hacerle un examen en una computadora por varias horas, cuando no toman en cuenta la realidad concreta en que se desenvuelven, las condiciones materiales en las comunidades dónde trabajan”, dijo Enrique Calderón Alzati, también integrante de Por México Hoy.

Un antecedente que da prueba de que la evaluación solo busca fragmentar a los maestros, es según Roberto Rodríguez ”cuando hicieron el censo hace unos años, que no se hizo para conocer el estado de la educación en el país sino para empadronar a los profesores y poder ejercer las sanciones individuales que ahora aplican contra los maestros. […] Es cierto que una reforma debe iniciar con un diagnóstico, pero no con una evaluación que se aplica al individuo, y que es más un instrumento de control que un instrumento de conocimiento”.

En el “Foro hacia una verdadera reforma educativa” donde se congregaron cerca de una centena de asistentes, el ambiente generalizado fue de apoyo a una nueva reforma educativa y la derogación de la actual.

Entre los asistentes estuvieron: Alejandro Encinas, Senador de la República y de Por México Hoy; Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; Enrique Calderón Alzati, de Por México Hoy; María de la Luz Arriaga, de la Facultad de Economía de la UNAM y la Alianza Trinacional por la Educación; Hugo Aboites, Rector de la UACM; Roberto Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; Concepción Torres, del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República; Cuauhtémoc Cárdenas, presidente de la Fundación para la Democracia e integrante de Por México Hoy; Valeria Hernández Gamundi, de Por México Hoy; Clara Jusidman, de Incide Social y Por México Hoy; Miguel Concha Malo del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria; y Víctor García Zapata, director de la Fundación para la Democracia y parte de Por México Hoy.

Por México Hoy es un espacio político para todos aquellos que pugnan por un país de iguales, con justicia, libertad, seguridad y soberanía. Es un espacio de confluencia, abierto, incluyente, plural, que tiene el propósito de discutir y proponer cómo debe ser el México de todos y sumar las fuerzas para plasmarlo en un nuevo pacto social.

Contacto para información a periodistas y gestión de entrevistas, con Mauricio Patrón de Fundación para la Democracia.
Cel.: 5559660461
Mail: maupatron@fundaciondemocracia.org