La amalgama ideológica abanderada por AMLO acompañó una propuesta electoral
centrada en el combate a la corrupción, considerada la culpable de todos los problemas
nacionales y en la aplicación de la austeridad republicana, que aportaría los
recursos para nuevas políticas y proyectos.

En ningún momento se hizo referencia a causas estructurales del sistema
socioeconómico y territorial nacional e internacional, como responsables del lento
crecimiento económico de décadas ni de la crisis social que lo ha acompañado. No
obstante, medios y analistas identican a AMLO y Morena como “la izquierda mexicana”,
aunque no hay elementos signicativos en la propuesta política y en las prácticas
e ideologías del conjunto de su futuro gabinete, que permitan caracterizarlos
como tales.